julio 2016

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Blog powered by Typepad

Álbumes de fotos

« Escultura griega 7. Escultura colectiva. | Inicio | Escultura griega y 8 »

febrero 19, 2007

Comentarios

Alex Walkovich

Buenas Sr. Conde Torrens! Mis saludos y alta estima por el enorme trabajo que supone hasta este punto el caudal de información proporcionado y su teoría fruto de arduas elucubraciones, realmente me parece que ha tratado de cubrir todos los puntos de lo que representa el cristianismo primitivo de acuerdo a su hipótesis. Discusión sobre todo ello le debo (tal vez cuando aprenda griego para corroborar las líneas generales de su postulado jajaja!!!). Me gustaría saber si ya ha ahondado en otras teorías como el Cristo Mítico, que señala a Pablo y a otros como el creador de la figura que luego se convirtió en pilar del cristianismo, o tal vez aquella más controversial aún de que toda nuestra historia, como la conocemos es producto de una elaboración que no tiene más de 1000 años (esta parte del hecho de que el calendario de Dionisio el Exiguo recién entró en plena vigencia en el siglo XIV). Saludos!!!

FCT

Buenas tardes Alex,
gracias por sus palabras, de verdad.

Sobre lo de ahondar en otras explicacione alternativas ... desde un primer momento he estado convencido de que la mejor forma de saber qué pasó con nuestra religión sería estudiar con todo detalle los textos en que fue redactada, comprender a sus autores, entrar en su interior y conocer sus ideas motoras.

¿Se puede hacer eso con a lo mejor 2.000 años de intervalo? Estaba convencido de que sí. El tiempo no cuenta. He leído mucho, he escrito bastante y cuando comenzaba a estudiar lo que daría cuerpo a mi libro nº 22 estaba seguro de que:

a) todo el que escribe se desnuda. Y cuando uno escribe un libro ideológico uno se desnuda setenta veces siete.

b) Dos libros escritos por la misma persona se ve que son suyos si se analizan a fondo.

c) se ha de poder deducir quién escribió cada libro del NT analizando ese libro palabra a palabra. Ya sabía traducir griego clásico para entonces. Lo fácil - y el NT es no ya fácil, sino "tirado", no a Demóstenes.

Si alguna de estas premisas, o axiomas, que he tomado sin demostrar, es falsa, mi método no llevará a ninguna parte.

Estoy sorprendido de que los demás analistas analizan comparando, yo sigo profundizando en los textos en sí. Y estoy optimista.

La pregunta sobre ahondar en otras explicaciones es como preguntarme si he aceptado al invitación de abandonar mi método y me he pasado al de los otros, no, no lo he hecho. Conozco las deducciones de otros, las leo y las estudio y con todo lo que leo y me cuentan mis interlocutores sobre el Cristianismo actúa del mismo modo:

En cuanto me es conocida cualqueir información que acosa, difiere o contradice lo que llevo averiguado, dejo todo y me pongo con ella, a ampliarla, a saber todo lo que se puede saber sobre ella. Un ejemplo, el pasado Octubre me hablaron de Lactancio como de alguien cuya historia vital contradecía aunque sólo fuera en 20 años mi teoría. En la Feria del Libro de Octubre me compré todo lo que encontré de Lactancio y más tarde, los dos libros que me faltaban. Lo he estudiado a fondo y creo poder decir que conozco los móviles de Lactancio. No contradice mi teoría, porque la información vital que hay disponible sobre él proviene de San Jerónimo. Y el tal Jerónimo era un pájaro de cuenta. No quiere decir que su carácter de volátil sea prueba de que siempre miente, pero un dato que Jerónimo da ha de estar confirmado para que sea firme a mis ojos y el dato de la contradicción no lo está, porque Jerónimo es el primero que traza la vida de Lactancio. Me ha costado 4 meses, pero la eventual pega de Lactancio ha quedado obviada y respiro tranquilo. Así con todas las demás pegas que llego a conocer, y me las proporcionan, pues la tesis que defiendo es conocida de muchos.

No he perdido mis ganas de saber cómo sucedieron las cosas y no estoy adherido a determinada forma, todavía estoy en "fase plástica", y tengo la intención más firme del mundo de que la descripción final se adecúe a la Historia y no al revés.

No desespere, Alex.

Un abrazo.

Alex Walkovich

¡¡Buenas!!... Gracias por la respuesta extensa!!! luego de muchos días vuelvo por estos lares... Me pareció interesante justamente que se refiera a Lactancio, pues trazando un esbozo de discusión sobre el tema lanzado a la arena (vale: la falsificación general de los escritos del cristianismo primitivo) me ponía también a estudiar justamente lo referido por el autor citado, como un paralelo a la obra de
Eusebio (por ser de la misma época y "bando"). Otra de las cuestiones en la que estaba reflexionando es: ¿Porqué Constantino permitiría que se genere un fenómeno de tan vastas proporciones - como lo fue la controversia arriana - justamente en momentos en que él en persona había hecho el encargo de producir los libros sagrados y entre otras cosas "fundar" una religión a su medida, es decir, una religión que pacificara, unificara al imperio? Una exagerada permisividad o "dejar hacer" en aquel que justamente tenía todo el poder para "crear" una agrupación religiosa que estaría ahora en su decimoséptimo siglo de vida. La controversia arriana duró casi un siglo en el seno imperial (sin contar las misiones arrianas a los pueblos bárbaros) y puso en jaque la unidad por la disparidad de posturas en los distintos regentes occidentales y orientales hasta Teodosio I. Ojalá me haya sabido expresar al plantear esta cuestión. La situación tiene muchas aristas y justamente veo difícil sostener por lo menos un buen número de variables de la manera interpretada en su hipótesis. Va todo con buena onda =) Es bueno analizar siempre los porqués de la historia.Atentamente: Alex Walkovich, de Paraguay

FCT

Hola Alex,

en efecto, hay que analizar todo lo que se nos ocurra y encontrar hasta que los detalles encajen. Pero tengamos en cuenta cómo se escribió la "historia" del Cristianismo a lo largo del siglo IV y después.

Yendo al corazón de tu pregunta, Constantino no pudo evitar que hubiera una reacción contra su invento ideológico. Nunca antes un Emperador había favorecido con todo el poder que el Emperador tenía, una opción ideológica, al contrario, Trajano levantó un Templo en el Nilo a no sé qué dios egipcio y otro a Zeus en Atenas, creo que Adriano. Era impropio que el Emperador se metiera a decir qué ideología debían abrazar los ciudadanos del Imperio. La reacción de Arrio fue contra esa imposición, y no tuvo éxito. Luego los historiadores "adobarían" los móviles de Arrio y su doctrina, tras hacer desaparecer su libro "El banquete", del que, que yo sepa, sólo quedan menciones en los escritos de sus enemigos ideológicos. Así que Constantino tuvo oposición y esa fue liderada por Arrio.

Un detalle. Cuando Constantino ve que le llega la hora de la verdad, ¿a quién llama para que le conforte y le ayude a enfrentar lo que viene después? Convertido al cristianismo, ¿llama a algún monje o a algún obispo cristianos? ¡No! Llama a Eusebio de Nicomedia, casi el único "obispo" que se le opuso en Nicea y al que él desterró por ello. ¿Bautizarle Eusebio de Nicomedia, "arriano" hasta las cejas? Ni borracho se puede suponer tal cosa. De haber querido bautismo, hubiera llamado a uno de sus obispos de encargo. Ese detalle se les escapó ... Nadie cree en una religión que acaba de inventarse.

No hubo polémica arriana, hubo una reacción que duró tdo el siglo IV, hasta que un general de las legiones galas se le enfrentó con las armas y Teodosio precisó dos años para reducirlo. Los historiadores, cristianos todos ellos, le siguen llamando impostor, el general. Era el últmo intento de rebelión ante la intromisión del Emperador en las conciencias de los ciudadanos. Perdió el general (no recuerdo su nombre, creo que era Eugenio ...) y perdimos todos. Hasta hoy en la más profunda niebla ideológica. Luego llegaron los bárbaros y Edad Media servida.

Hasta cuando quieras, Alex.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.